25/4/2009

CONDUCTOS EXCRETORES DEL RIÑÓN

Conductos excretores del riñón.

Los conductos de excreción de la orina se inician al nivel de las papilas, en el interior del seno renal, por los pequeños cálices que se reunen entre sí para formar los grandes cálices, los cuales a su vez desembocan en la pelvecilla; ésta se continúa con el uréter.


Cálices.


Los pequeños cálices son conductos membranosos en forma de conos huecos, de una longitud de un centímetro; se les distingue una extremidad renal, que toma inserción en la base de una papila, y otra extremidad que desemboca en un cáliz mayor.
Los pequeños cálices poseen una superficie interior, en contacto con la orina, y una superficie exterior en relación con la grasa del seno renal y con las ramificaciones de la arteria y de las venas renales


Los grandes cálices son de una longitud variable, según la forma que adopte la pelvicilla, pero tienen una longitud media de 15 cm. y son en número de tres (superior, medio e inferior).


El gran cáliz superior recoge la orina del tercio superior del riñón y se haya formado por tres o cuatro pequeños cálices.


El gran cáliz medio recoge la orina de la parte media del riñón y está formado por dos o tres cálices convergentes que vierten la orina en un conducto de dirección transversal, desembocando en la parte media de la pelvecilla.


El gran cáliz inferior colecta la orina del tercio inferior del riñón, se forma por la confluencia de tres o cuatro pequeños cálices y desemboca en la parte inferior de la pelvecilla.


Pelvecilla.


La pelvecilla es el segundo segmento del aparato excretor del riñón, comprendida entre los grandes cálices y el uréter.


La configuración de las pelvecillas y su forma son muy variables. Sin embargo, la diversidad de formas que presenta se puede reunir en dos tipos AMPULARES Y RAMIFICADAS.


AMPULARES.-En este tipo , los grandes cálices son muy reducidos de tamaño y entonces los pequeños cálices desembocan directamente en la pelvecilla, que se introduce casi en su totalidad en el seno renal; no es raro encontrar casos en que falten totalmente los grandes cálices.


RAMIFICADAS.-Se observan los grandes cálices, superior e inferior, que desembocan en sus extremidades correspondientes de la pelvecilla y el cáliz medio, en la parte media de éste
La pelvecilla renal tiene forma de un embudo,

Uréter.


El uréter es un tubo membranoso extendido de la pelvecilla a la vejiga; tiene una longitud media de 28 centímetros, y un diámetro medio de 5 milímetros.


Tiene su origen al nivel del cuello de la pelvecilla, de donde desciende por la pared posterior del abdomen, hasta alcanzar a los vasos ilíacos, a los que cruza para descender a la pelvis, antes de alcanzar a la espina ciática, se dobla hacia delante y adentro para llegar a la vejiga, donde desemboca.


En el hombre posee un segmento parietal que desciende por delante o por adentro de la arteria hipogástrica, su segmento transversal o visceral se dirige hacia delante y adentro, bordea la cara lateral del recto y después pasa por delante de él. Cruza por atrás y por abajo del conducto deferente, alcanzando la cara posterior de la vejiga y se introduce a ésta.


En la mujer la porción descendente se halla cubierta por el peritoneo y en relación por detrás con los vasos hipogástricos. Limitan la foseta ovárica por atrás y al alcanzar el borde superior del músculo piramidal, penetra en el borde inferior del ligamento ancho. Su porción transversal o visceral se dirige hacia adentro y adelante, cruza a la arteria uterina por atrás, y queda por detrás del uréter el paquete de las venas uterinas. Alcanza luego la vagina pasando a la cara anterior de ella, después alcanza la submucosa y la mucosa, donde desemboca por un orificio elíptico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada